Cuidado de heridas quirúrgicas

Al final de una operación, los bordes de la incisión se vuelven a unir para que la herida pueda sanar. Trata la herida siguiendo estos pasos:

Representación gráfica de unas manos que se lavan, como paso del tratamiento de heridas según el asesor de cuidado de heridas de Leukoplast.

1. Lávate las manos

Lávate y sécate las manos meticulosamente o ponte unos guantes desechables cuando trates una herida quirúrgica.
Representación gráfica de un grifo abierto para ilustrar el proceso de aclarado de la herida, como paso del tratamiento de heridas según el asesor de cuidado de heridas de Leukoplast.

2. Limpia la herida

Limpia la herida con agua corriente potable.
Nota: No uses un antiséptico, ya que podría dañar la piel y ralentizar el proceso de curación. Usa una solución salina estéril para limpiar la herida hasta 48 horas después de la cirugía. 1

Representación gráfica de una mano absorbiendo fluidos con un paño para ilustrar el proceso de secado de la herida como paso del tratamiento de heridas.

3. Seca la piel

Seca la zona dando toquecitos con una toalla limpia.
Nota: Mientras secas la herida, inspecciónala en busca de signos de infección, como calor y enrojecimiento, hinchazón, aumento del dolor y sensibilidad, secreción purulenta u olor desagradable.

Representación gráfica de una mano presionando una compresa sobre una herida para ilustrar la detención del sangrado como paso del tratamiento.

4. Detén el sangrado

Si la herida está sangrando, aplica una ligera presión en la zona afectada usando una gasa o un paño limpios y eleva la herida hasta que deje de sangrar.
Representación gráfica de una mano aplicando un apósito en otra muñeca para simbolizar la cobertura de la herida como paso del tratamiento.

5. Cubre la herida

Aplica un apósito adhesivo estéril, como uno de los apósitos especializados siguientes.

Puedes cambiar el apósito todos los días si es necesario, o cada vez que se moje o se ensucie.

  • No toques ni rasques con los dedos la herida mientras se está curando.
  • Ten cuidado de no tocar el interior del apósito nuevo para que siga limpio.
  • Es seguro ducharse 48 horas después de la cirugía.

Cuándo consultar con el médico

Es necesario ir al médico si:

  • la herida muestra signos de infección.
  • tienes una temperatura corporal alta (superior a 37,5 °C).

Cómo reconocer una herida infectada

Si una herida está infectada, puede:

  • volverse más dolorosa,
  • estar caliente al tacto,
  • estar enrojecida o hinchada,
  • expulsar pus, sangre o un líquido similar a la sangre,
  • oler mal.

Si tienes una temperatura corporal alta (superior a 37,5 °C) o notas alguno de los signos mencionados, consulta con un profesional sanitario. 2

En caso de duda, consulta con un experto médico

A menudo, las heridas comunes pueden tratarse en casa. Pero, ¿cuándo debería consultarse con el médico? Sigue leyendo esta página para obtener más información.

Pictograma de un experto médico.

Cuidado de heridas profesional para heridas quirúrgicas

Leukomed® T plus

Apósito estéril con gasa, respetuoso con la piel, para heridas pequeñas y medianas.

Leukomed® T plus skin sensitive

Apósito resistente al agua para pieles frágiles.

Leukomed® Sorbact

Apósito antibacteriano y antifúngico para heridas quirúrgicas o traumáticas.