El cuidado de las heridas en las mejores manos
Quemaduras: el rojo significa peligro


Cuatro de cada cinco quemaduras graves se producen durante actividades de ocio tales como preparar barbacoas o cocinar y durante accidentes de tráfico. En función de la duración y de la temperatura, el calor puede provocar grandes daños sobre la piel. Las quemaduras se clasifican en diferentes grados: las quemaduras de primer grado afectan a la epidermis, las de segundo grado dañan la piel hasta la dermis. Las quemaduras de tercer grado destruyen toda el área cutánea, incluyendo los nervios y los vasos sanguíneos.

No tratar las quemaduras con remedios caseros

Una quemadura de tamaño inferior a la palma de la mano debería enfriarse lo antes posible utilizando agua con una temperatura no inferior a 15ºC durante 20 minutos como máximo. La cuajada, el yogur y el aceite, por otro lado, no deberían aplicarse sobre la piel quemada. Si la piel está muy dañada y con ampollas, debería acudir de inmediato a un profesional de la salud; si la quemadura ocupa una amplia zona, la mejor opción es acudir a una unidad de tratamiento de quemaduras.

Buscar ayuda médica

Casos para médicos: las heridas punzantes (sobre todo las producidas por cuerpos extraños), los rasguños y picaduras de animales, las quemaduras de amplio alcance y las heridas que sangren profusamente deberían ser tratadas por un profesional de la salud.