El cuidado de las heridas en las mejores manos
Laceraciones: heridas por golpes


Una laceración está provocada por un impacto físico breve y potente, tal como ser golpeado por algo o chocar contra la esquina de un mueble. Es más probable que la piel se rompa si hay hueso por detrás, y, a veces, las laceraciones deben suturarse porque sus bordes son irregulares, de modo que se unirían con dificultad dejando una cicatriz irregular.

Aplicar un vendaje de compresión

Para tratar la herida, en un primer momento ponga un apósito estéril por encima de la herida y fíjelo utilizando esparadrapo adhesivo elástico. Un vendaje de compresión es la solución ideal para detener una hemorragia abundante. Envuélvalo alrededor del apósito estéril con un par de vueltas, coloque después varios apósitos adicionales doblados sobre sí para que actúen como almohadilla de presión (en caso necesario serviría un paquete de pañuelos de papel). Fíjelo también con esparadrapo adhesivo. Cuidado: el objetivo es detener la hemorragia, no hay que detener por completo el flujo de sangre en esa parte del cuerpo.

Buscar ayuda médica

Casos para médicos: las heridas punzantes (sobre todo las producidas por cuerpos extraños), los rasguños y picaduras de animales, las quemaduras de amplio alcance y las heridas que sangren profusamente deberían ser tratadas por un profesional de la salud.