Los fluidos de las heridas (lo que se conoce en lenguaje médico como «exudado») son característicos de la fase aguda de la curación de heridas. Este líquido procede de los vasos sanguíneos y linfáticos, expulsa los residuos celulares y las bacterias y forma un entorno propicio para el sistema inmunitario.

¿Es bueno o malo que una herida supure?

Básicamente estas secreciones son una buena señal. Pero si supura demasiado puede reblandecer los bordes de la herida y entorpecer la curación. También ofrecen un entorno nutritivo para microorganismos: por eso es importante absorber el exceso de exudación sin resecar la herida. La mejor forma de gestionar la humedad es utilizar apósitos especiales hechos de hidrocoloides o alginatos.

Buscar ayuda médica

Casos para médicos: las heridas punzantes (sobre todo las producidas por cuerpos extraños), los rasguños y picaduras de animales, las quemaduras de amplio alcance y las heridas que sangren profusamente deberían ser tratadas por un profesional de la salud.